www.chipiona.net

tu punto de encuentro

Gallery View

El origen de Chipiona

E-mail

La Historia


  Chipiona   Chipiona, Villa situada a 6 metros de altitud, en la parte más occidental de la provincia de Cádiz, de 31,99 kilómetros cuadrados de superficie y 16,482 habitantes. 

   El origen de Chipiona se remonta a la época tartésica. Su población estaba en terrenos próximos a la Piedra de Salmedina. 

   Esta civilización debió extenderse entre los siglos IX y VI antes de Cristo y entró en un proceso de disolución, a partir de este siglo, por causas que aún no están suficientemente aclaradas. 

   Según J. Gavala, en su estudio de la Ora MarLtima de Avieno, la llamada isla Kartare, en la que se encontraba ubicado el emporio tartésico, no es otra que el territorio comprendido entre Chipiona, el Puerto de Santa María, El Portal y Trebujena. 

   "Kaipionos Pyrgos", o "Caepionis Monumentum" 

   Se trata, por la descripción de los textos clásicos, de una especie de faro que fue levantado por Quinto Servilius Caepio, cónsul en 140-139, para que los navegantes que habían de entrar en el Guadalquivir, pudiesen evitar los escollos del islote de Salmedina. Caepio luchó contra Viriato, los vettones y los galaicos. Caepionis dio nombre a Chipiona, pueblo alzado a la entrada del Guadalquivir. 

   Estabón nos dice que la torre de Caepión estaba "sobre una roca rodeada del todo, por el mar". 

   Pomponius Mela, geógrafo romano, hubo de escribir su obra sobre el año 43 ó 44; en sus referencias a España, contenidad en su "Chorographia" no dice: "En el mismo mar está el Monumentum Caepionis, alzado más bien sobre una roca, que sobre una isla. 

   Chipiona entra en el ámbito de lo romano muy pronto, en la época de consolidación del dominio de la Bética, frente a las amenazas indígenas. Se sitúa en un lugar clave para el comercio fluvial del Guadalquivir y marítimo de Gades que tan transcendental papel económico, jugaban en la Hispania romana. 

   Los productos agrícolas, la vid, el olivo, los cereales, los metales, las salazones de Cádiz, se exportaban por todo el mundo dominado por los romanos. Muestra de estas actividades económicas en Chipiona es el alfar de "El Olivar". 

   Hoy que señalar también, la existencia de una villa romana cerca del faro, del siglo I después de Cristo, de la que quedan muros y restos materiales y, otra, en el "Pago de Montijo", datada entre el siglo I y el III antes de Cristo.  

   Testimonios claros de los distintos períodos romanos son las lápidas y tumbas, encontradas con cirta asiduidad en la playa de Regla a consecuencia de las grandes mareas que, en ella se producen. 

   A raíz del derribo del chalet "Santa Amalia", una de las primeras edificaciones de esta zona hechas por el turismo aristocrático que recibió Chipiona en la segunda mitad del siglo, XIX, se descubrió una necrópolis infantil romana del sigle III, aunque las estructuras numarias se remontan al siglo I. En ella, se descubrieron una veintena de enterramientos infantiles, de inhumación depositados en ánforas seccionadas.  

   Son escasos los documentos referentes a esta etapa de la dominación musulmana en Chipiona, lo que produce una laguna con respecto a su historia. No se puede afirmar si existió Chipiona como pueblo en estos siglos pero, no obstante, se sabe que existió una mezquita, "La Mezquita", en árabe Almesquid, probablemente en el lugar que hoy día, está asentada la Parroquia de Nuestra Señora  de la O y que el castillo, originariamente, fue construido por los musulmanes. Se sabe también que los árabes la donominaban Chepiona y que los famosos Corrases de pesquería ya existían, aunque posiblemente sean aún más antiguos. 

   En la Reconquista, con la toma de Sevilla, concluye la etapa más intensa de las operaciones militares. Su caída traerá como consecuencia el sometimiento de toda la baja Andalucía con escasas resistencias, pues la mayoría de las ciudades y pueblos combian de señor mediante pactos. 

   La crónica del rey Fernando III dice: "...ganó a Xerez y a Medina Sidonia, y a Bexer, y a Santa María del Puerto, y a Cádiz, questa dentro en la mar, y a Sanlúcar de Alpechín, y a Arcos, y a Lebrixa, y a Rota y a Trebuxena". La conquista de Rota, se puede fechar en 1.251. Agustín de Orozco da la misma fecha para Chipiona. 

   Dice Guillamas y Galiano, en su libro sobre Sanlúcar de Barrameda: "1295. El Rey D. Sancho IV dia a D. Alonso Pérez de Guzmán el Bueno, jefe de la tropa y plaza de Tarifa, toda la tierra que había en la costa entre Guadalquivir y Guadalete, en la que se incluían Sanlúcar, Chipiona, Rota y Puerto de Santa María, cuyos términos se tomaron de los que poseía Jerez". 

   Con posterioridad a 1297, chipiona fue repoblada por Alfonso Pérez de Guzmán con unas 700 familias procedentes de Marchena, Arcos y otros lugares. 

   Con Don Rodrigo Ponce de León séptimo Señor de Marchena, tercer Conde de Arcos, Marqués y Duque de Cádiz, el linaje llegó a su máximo apogeo, heredá en 1469 la villa de Chipiona, que él pobló hasta tener cien vecinos, en 1492". Fundó Chipiona en un terreno no muy lejano, pero tampoco contiguo a la primitiva fortaleza de Regla y le llama, oficialmente, "Regla de Santa María". 

   Posiblemente al principio fue un simple proyecto de una pequeña puebla, que complementaría la obra del monasterio de Regla que en aquellos días se remataba. Más tarde, se convertiría en el proyecto definitivo de la futura villa, con muy escasa relación con el Santuario. 

   El nombre primitivo de este proyecto de puebla era el de "Regla de Santa María". Más tarde y difinitivamente, recibió el de Chipiona, tal vez buscando un vererable nombre antiguo, aunque los moros ya le llamaban Chepiona. 

   La estancia de los Reyes Católicos en el Santuario de Regla, es conocida desdy muy antiguo. Sin embargo, no fue recogida por los historiadores del convento que registraron sucesos, al parecer menos impresionantes, y vistas de más escaso relieve.  

   En la Guerra de Sucesión, los chipioneros se pusieron de parte de Felipe V, motivo por el que sesembarcaron en sus costas las tropas enemigas, conducidas por la escuadra angloholandesa, mandadas por el príncipe Jorge Darmstadt.  

   El Maremoto de Lisboa castigó duramente esta población, amenazando el mar con inundarlo, encomendandose por tal motivo el pueblo a la Imagen del Santísimo Cristo de las Misericordias. Un succeso que aún en nuestros días, se recuerda anualmente el 1 de noviembre en que se procesiona desde su ermita hasta el mirador existente en la Cruz del Mar, a la imagen del Santísimo Cristo de Las Misericordias. 

   Chipiona fue en tiempos la estación de baños de los Duques de Montpensier, y en ella veraneó la hija de éstos, María de la Mercedes, esposa de Alfonso XII. 

   Chipiona cuenta entre sus hijos ilustres con Agustín Salucio, confesor de Santa Teresa y de los Reyes Felipe II y Felipe III; Federico Oliver Crespo, creador de la Sociedad de Autores Españoles; José Miranda de Sardi, poeta de la Generación del 27 y de la mundialmente famosa, Rocío Jurado. 

Por Juan Luis Naval Malerro
Cronista oficial de la Villa de Chipiona