www.chipiona.net

tu punto de encuentro

Aniversario de la muerte de Rocio Jurado

E-mail

Rocío Jurado


Chipiona vive su día más triste tras un año sin Rocío

(Por información) L. Rodríguez 06/06/2007

el primer aniversario del fallecimiento de Rocío JuradoEl pueblo de Chipiona rememoró su jornada más triste el pasado 1 de junio, día en que se cumplió el primer aniversario del fallecimiento de Rocío Jurado. El Ayuntamiento organizó una misa en la Parroquia de la O a la que acudieron tanto el viudo, como los hermanos y los hijos adoptivos de la artista.

La gran ausente fue, una vez más, la hija de la más grande, Rocío Carrasco. Por la mañana, unas 58 asociaciones y otros tantos chipioneros acudieron al cementerio municipal para cubrir de flores la tumba de su paisana más universal.

La familia de la más grande acudió a los actos organizados por el Ayuntamiento

Un año después de su fallecimiento, Chipiona ha rememorado la figura de su artista más universal, Rocío Jurado. Una ofrenda floral en el cementerio municipal de San José, a la que acudió José Ortega Cano, así como una misa en la Parroquia de la O, en la que estuvo presente el resto de la familia, menos Rocío Carrasco, han sido los actos organizados por el Ayuntamiento en el primer aniversario de la muerte de la cantante.

El Consistorio ha respetado el deseo de la familia respecto a la sencillez de la conmemoración y una ve más, José Ortega Cano y los hermanos de la Hija Predilecta de la Provincial no han querido faltar a la cita con los chipioneros, a los que agradecieron las muestras de cariño y respeto hacia Rocío Jurado.

Desde primera hora de una mañana muy soleada, el cementerio de San José, donde descansan los restos de la artista desde que falleciera el pasado 1 de junio, fue un trasiego permanente de vecinos, admiradores y hasta 58 asociaciones y colectivos de Chipiona, que depositaron numerosos ramos y coronas de flores a los pies de la tumba de Rocío Jurado. “Ella estará siempre con nosotros”, “le debemos mucho más como persona que como artista”, “siempre recordaremos a la mejor voz del mundo”, fueron algunos de los comentarios que sus paisanos hicieron a la entrada del cementerio de San José.

presencia institucional

Cerca del mediodía hizo acto de presencia el recién reelegido alcalde de Chipiona, el socialista Manuel García. Varios miembros de la Corporación Municipal en funciones también acudieron, en representación de los ciudadanos. Además, hasta Chipiona se desplazaron admiradores de la artista procedentes de Madrid, Zaragoza o Valencia.

A las doce en punto el revuelo de la prensa del corazón avisó de la llegada de José Ortega Cano, viudo de la artista, acompañado por sus hijos, Gloria Camila y José Fernando, que portaban dos ramos de rosas rojas. El diestro, visiblemente emocionado y con gafas oscuras, declaró a los medios que se trataba “de un día muy duro, porque la herida no está cerrada, pero también es emocionante y gratificante por todas las personas que se acuerdan de ella. Ha sido un año muy difícil, pero lo sobrellevo gracias al apoyo de todas las personas que quisieron a Rocío. Hay que mantener vivo su recuerdo y su legado”. Ortega Cano añadió que “nuestra Rocío estará en algún lugar privilegiado junto a los más grandes, y procuro que nuestros hijos la tengan siempre en su memoria y no se olviden nunca de ella”.

El alcalde, Manuel García, lanzó un mensaje de agradecimiento “a todo el pueblo de Chipiona, por haberse volcado en este día tan triste y significativo como lo hicieron hace un año, dando un gran ejemplo de respeto y amor por nuestra paisana más ilustre”.

misa

Sobre las ocho de la tarde, decenas de chipioneros y medios de comunicación se concentraron en las inmediaciones de la Parroquia de la O, en la plaza Juan Carlos I. Multitud de vecinos, amigos y familiares pudieron acceder a la iglesia, otros pudieron seguir la ceremonia a través de una pantalla colocada en el Salón de Plenos. La misa, oficiada por el párroco José Ramón Martínez, duró unos 45 minutos y estuvo marcada por la sencillez y la emoción.

José Ortega Cano llegó acompañado de sus hijos. También lo hicieron los hermanos de la artista, Gloria y Amador Mohedano, con sus respectivas parejas. La gran ausente fue, una vez más, Rocío Carrasco, hija de la más grande, con cuya presencia se especuló hasta última hora ya que, según las fuentes, se la vió por la mañana en Cádiz.

proyectos de futuro

El primer edil de Chipiona también habló a la prensa de los proyectos que se quieren emprender en el pueblo, relacionados con la artista, entre los que destaca la construcción de un teatro municipal con su nombre para el que se cuenta con una subvención de 2.700.000 euros de Diputación. Manuel García aseguró que la familia “es partidaria de que el museo se ubique en este espacio, que sería un gran centro cultural en homenaje a nuestra paisana”.

Por otro lado, el socialista informó de que el mausoleo “se encuentra en una fase muy avanzada y podría ser inaugurado en el día del cumpleaños de Rocío, el 18 de septiembre”. El monumento fúnebre que se situará junto a su tumba, tendrá un coste de 15.000 euros, que según parece serán sufragados por el Ayuntamiento.



Ortega Cano en el primer aniversario de la miuerte de Rocio Jurado

(Por Sevilla Press) 06/05/2007

José Ortega CanoUn año después de su fallecimiento, Chipiona ha rememorado la figura de su artista más universal, Rocío Jurado. Una ofrenda floral en el cementerio municipal de San José, a la que acudió José Ortega Cano, así como una misa en la Parroquia de la O, en la que estuvo presente el resto de la familia, han sido los actos organizados por el Ayuntamiento en el primer aniversario de la muerte de la cantante.

El Consistorio ha respetado el deseo de la familia respecto a la sencillez de la conmemoración y una ve más, José Ortega Cano y los hermanos de la Hija Predilecta de la Provincial no han querido faltar a la cita con los chipioneros, a los que agradecieron las muestras de cariño y respeto hacia Rocío Jurado.

Desde primera hora de una mañana muy soleada, el cementerio de San José, donde descansan los restos de la artista desde que falleciera el pasado 1 de junio, fue un trasiego permanente de vecinos, admiradores y hasta 58 asociaciones y colectivos de Chipiona, que depositaron numerosos ramos y coronas de flores a los pies de la tumba de Rocío Jurado. “Ella estará siempre con nosotros”, “le debemos mucho más como persona que como artista”, “siempre recordaremos a la mejor voz del mundo”, fueron algunos de los comentarios que sus paisanos hicieron a la entrada del cementerio de San José.

Cerca del mediodía hizo acto de presencia el alcalde de Chipiona, Manuel García. Varios miembros de la Corporación Municipal en funciones también acudieron, en representación de los ciudadanos. Además, hasta Chipiona se desplazaron admiradores de la artista procedentes de Madrid, Zaragoza o Valencia.

A las doce en punto el revuelo avisó de la llegada de José Ortega Cano, viudo de la artista, acompañado por sus hijos, Gloria Camila y José Fernando, que portaban dos ramos de rosas rojas. El diestro, visiblemente emocionado y con gafas oscuras, declaró a los medios que se trataba “de un día muy duro, porque la herida no está cerrada, pero también es emocionante y gratificante por todas las personas que se acuerdan de ella. Ha sido un año muy difícil, pero lo sobrellevo gracias al apoyo de todas las personas que quisieron a Rocío. Hay que mantener vivo su recuerdo y su legado”. Ortega Cano añadió que “nuestra Rocío estará en algún lugar privilegiado junto a los más grandes, y procuro que nuestros hijos la tengan siempre en su memoria y no se olviden nunca de ella”.

El alcalde de la ciudad del moscatel, Manuel García, lanzó un mensaje de agradecimiento “a todo el pueblo de Chipiona, por haberse volcado en este día tan triste y significativo como lo hicieron hace un año, dando un gran ejemplo de respeto y amor por nuestra paisana más ilustre”.

Sobre las ocho de la tarde, decenas de chipioneros y medios de comunicación se concentraron en las inmediaciones de la Parroquia de la O, en la plaza Juan Carlos I. Multitud de vecinos, amigos y familiares pudieron acceder a la iglesia, otros pudieron seguir la ceremonia a través de una pantalla colocada en el Salón de Plenos. La misa, oficiada por el párroco José Ramón Martínez, duró unos 45 minutos y estuvo marcada por la sencillez y la emoción.

José Ortega Cano llegó acompañado de sus hijos. También lo hicieron los hermanos de la artista, Gloria y Amador Mohedano, con sus respectivas parejas. La gran ausente fue, una vez más, Rocío Carrasco, hija de la más grande, con cuya presencia se especuló hasta última hora . Al ser preguntado Ortega por esta ausencia , frente a la entereza demostrada por sus hijos,respondió:

-“Al parecer ella no está en condiciones de venir”

El primer edil de Chipiona también habló de los proyectos que se quieren emprender en el pueblo, relacionados con la artista, entre los que destaca la construcción de un teatro municipal con su nombre para el que se cuenta con una subvención de 2.700.000 euros de Diputación. Manuel García aseguró que la familia “es partidaria de que el museo se ubique en este espacio, que sería un gran centro cultural en homenaje a nuestra paisana”.

Por otro lado, el alcalde informó de que el mausoleo “se encuentra en una fase muy avanzada y podría ser inaugurado en el día del cumpleaños de Rocío, el 18 de septiembre”. El monumento fúnebre que se situará junto a su tumba, tendrá un coste de 15.000 euros, que serán sufragados por el Ayuntamiento.



Claveles, rezos y salves para mantener viva la memoria de Rocío Jurado

(Por Lavozdigital) Daniel Pérez 06/02/2007

ORTEGA CANO. Protagonista de la mañana en Chipiona. / M. GÓMEZOrtega Cano protagonizó ayer la ofrenda floral con que los admiradores de la cantante chipionera recordaron «su grandeza» como artista y «su extraordinaria valía» como persona
Cementerio municipal de Chipiona. 11.30 de la mañana. Agustina, la doña que vende flores a las puertas del camposanto, tuerce el gesto.

La tribu itinerante y bullanguera de reporteros del colorín persigue atropelladamente a un señor con traje y corbata que resulta no ser nadie. «Llevan así todo el día», le comenta a la comadre, apretando en una mano las cuentas de un rosario, y ofreciendo con la otra un manojo de crisantemos. «Esto parece un circo», le responde la vecina.

Lo mejor y lo peor de cada casa se citó a los pies de la tumba de Rocío Jurado, en la conmemoración del primer aniversario de su muerte. Por una parte, sus fieles admiradores, que vistieron la lápida con un manto de rosas, gladiolos, lirios y claveles, le brindaron un hermoso homenaje. Por otro, los cazafamosos, adictos al cuché, enganchados al tomate y demás escoria del gremio, hicieron todo lo posible y más por convertir el que pretendía ser un acto íntimo y emotivo en un espectáculo mundano, con sus bufones inquietos, sus plañideras a nómina y sus largos redobles de tambor.

«A las doce llega Ortega Cano», le comenta un cámara a otro, mientras desenredan los cables del micro sin perder de vista el final de la calle. Un grupo de vecinos, de los que vienen a ofrecer sus respetos a Rocío, guardan silencio bajo el arco encalado del cementerio. Junto a los parterres del paseo, en otro corrillo, se habla con cariño de la cantante, se recuerdan sus últimas visitas al pueblo y se celebran sus golpes de gracia. Eugenio, un señor mayor que se sienta en cuclillas a la sombra amable de un naranjo, le pide «un poquito de educación» a un cronista radiofónico que habla a gritos por el móvil. «Esto sigue siendo un lugar de descanso y oración», le explica.

Otra falsa alarma y la troupe arrastra los bártulos hasta una esquina vacía. Aún no se ha recompuesto el cuadro cuando aparece Ortega Cano, las manos entrecruzadas, gafas de sol y mueca firme. Sus asistentes cargan con dos ramos enormes de rosas rojas. Los reporteros meten micro, y el viudo pide paciencia y adelanta que ya hablará cuando acabe la ofrenda. Los periodistas insisten. Hay quien se atreve, incluso, a tocar el tema de la polémica herencia. El matador chasquea los labios y continúa andando hacia el cementerio. Sólo contesta, de entrada, a una pregunta: «¿Por qué rosas rojas?». «Porque todavía la quiero con la misma pasión que cuando la conocí».

En torno a la lápida se congregan los devotos de la cantante. Hay quien ha venido desde Madrid, Zaragoza o Valencia para depositar flores sobre la tumba de «su Rocío». Ortega Cano dispone las suyas. Luego, la cola enorme de admiradores que enfila el pasillo hasta el sepulcro, comienza a moverse. Uno por uno, los representantes de asociaciones, colectivos e instituciones de la ciudad van dejando sus flores en una ceremonia solemne pero cercana. El viudo agradece con un apretón de manos o un abrazo cada muestra de cariño. Después, llegaron los salves a Rocío, los vivas y los aplausos.

A la salida, una vez terminado formalmente el acto, el torero atendió uno por uno a todos los medios que se lo solicitaron. «Ha sido un año muy duro», adelantó, pero «si he podido sobrellevarlo, se lo debo en buena parte al apoyo que me han brindado todos los que quisieron a Rocío y que saben que hay que mantener vivo su recuerdo y su legado», explicó. «Hoy es un día difícil. He dormido poco, y últimamente me está sucediendo algo que no me pasaba antes: cuando voy a torear, le digo a mis espadas que tenemos que llamar a Rocío», confesó. «También intento que los niños la tengan siempre en la memoria. Y que sepan que la gente la quería, y que está bien aquí, en su pueblo». This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it



Emoción contenida en la misa por su alma

(Por Lavozdigital) Paula Aláez 06/02/2007

Ortega Cano y Gloria CamilaEl párroco, José Ramón Martínez, recuerda que la artista «siempre llevó a gala su fe»
La Parroquia de Nuestra Señora de la O se engalanó anoche con crespones granate y flores blancas para acoger la misa por el alma de Rocío Jurado, en la conmemoración del año de su fallecimiento.

En la primera línea de bancas, Ortega Cano y sus hijos José Fernando y Gloria Camila, asisitieron a una ceremonia sobria pero emotiva, en la que se recordó a la Rocío Jurado mujer, artista y cristiana. «Mucho se habla de la grandeza de Rocío como cantante, y también de su extraordinaria dimensión como persona, pero pocos recuerdan su faceta cristiana, la fe de la que siempre hizo gala», explicó José Ramón Martínez, el párroco responsable del oficio.

También asistieron al responso Gloria y Amador Mohedano, además de numerosos fieles y seguidores de la artista chipionera, que mantuvieron un respetuoso silencio durante toda la misa, sólo interrumpido por los cantos litúrgicos y los aplausos puntuales destinados a honrar la memoria de la cantante.

Sin duda, los momentos más emotivos del acto se dieron durante la liturgia de la paz, cuando numerosos amigos se acercaron a estrechar la mano del viudo de Rocío, y tras la comunión, cuando Ortega Cano no pudo contener las lágrimas ante las loas a la resurrección que llenaban la iglesia.

La sala de plenos del Ayuntamiento, donde los responsables municipales habían instalado una gran pantalla para aquéllos que quisieran seguir allí los oficios, también se llenó en tributo a la chipionera universal.



Rocío cumple un año

(Por abc.es) Antonio Burgos 06/01/2007

Antonio BurgosROCÍO, que era una mujer de fe, y que se lo pregunten, si no, a la Virgen de Regla, a la que ahora le está cantando la Salve Marinera eternamente junto a su santuario, con el acompañamiento de la música de las olas y el crujido de la mar chipionera, sabía que la muerte no es el final. Es el principio. Y para quien lo dude, ahí queda el nombre puesto. He escrito su solo nombre, Rocío, y no ha sido necesario ni el apellido. Y como la muerte no es el final, sino el principio, hoy es el cumpleaños de Rocío.

El cumpleaños de Rocío Mohedano Jurado, incluso el cumpleaños de la artista Rocío Jurado, era el 18 de septiembre, y eso que las diosas no tienen edad y no hay taco de almanaque que lo pueda demostrar, anda que no, anda que no. Esa fecha se ha olvidado. La vida tiró a las aguas de la Cruz del Mar el anillo con esa fecha por dentro. Para que celebráramos este gozoso cumpleaños de hoy. Hoy es cumpleaños de Rocío a secas. Su primer cumpleaños. Hoy hace un año que, como la muerte no es el final, murió Rocío Mohedano Jurado y nació el mito Rocío. La vieja radio de cretona, la fábrica de sueños para la niña del zapatero que quería ser artista, le está dedicando en el programa del oyente un disco de clavel y de ola:

-Al mito Rocío, al cumplir su primer añito...
Y los que vendrán. Hace un año, cuando dejábamos a Rocío ya para siempre junto la luz de moscatel y rosas de su tierra, no podíamos ni imaginar que su figura se iba a agigantar de esta manera. Ahora es cuando se ha echado de verdad a volar la paloma brava de su voz, cuando se escucha más que nunca. Ahora supe toda la verdad, señora de la canción. Día que pasa es más grande. Nunca estuvo tan fresco el clavel, el rojo, rojo clavel. Nunca hubo bajamar para esa ola que llegó a la vida de la canción. Y decían que la copla estaba muerta... Rocío no solamente le dio vida, sino que hizo inmortales las que fueron un día sus coplas nuevas. Ni la copla está muerta ni Rocío nos ha dejado. Nos ha podido dejar Rocío Mohedano, pero Rocío, el mito Rocío, que apenas ha cumplido un año de vida imperecedera, sí que es cada día más grande, más largo, más hondo, más jondo, y de alto, ni te cuento, porque su voz resuena en el cóncavo escenario de las marismas azules que se pierden en el cielo.

Hay veces en que se muere un artista y como eran agentes de relaciones públicas
de sí mismos, a los dos meses de haberse ido es como si nunca hubieran existido.

Nadie se acuerda de sus pinturas, de sus libros, de sus esculturas, de sus canciones, de sus películas. Es justo lo contrario que le ha ocurrido a Rocío. Su figura se ha agrandado en este año. Su voz suena como si estuviera viva. Porque lo está. Su voz es ya la banda sonora de la memoria de la canción en España durante el siglo XX. «Se canta lo que se pierde», escribió el hermano de Manuel Machado. En el caso de Rocío, lo perdido canta por sí mismo en la memoria del corazón. La que se fue nos sigue cantando porque no la hemos perdido. La hemos ganado para lo imperecedero. Ya no se trata del disco más vendido de la semana: es la canción más recordada de un tiempo. No me meto en la callejuela sin salida del canallerío al uso en estos días, pero sencillamente pregunto: de las otras que fueron y que estuvieron, ¿qué se hizo? ¿Qué radio de cretona sigue recordando sus canciones? En cambio nunca sonaron tan vivas como ahora las creaciones de Rocío, viva el pasodoble. Viva el pasodoble del arte, que es el que queda, agrandado por el tiempo en este cabo de año, y es el que además permite y propicia la interesada profanación de la tumba de la memoria de la artista, que muchos perpetran en esta hora. ¿Y la herencia? ¿Qué herencia? La herencia es la memoria de su voz. Todos somos los herederos de Rocío. Diga lo que diga la escritura de un notarío. Aunque la albaceas diga misa, España entera es la heredera universal de una sonrisa, de una alegría, de la memoria de una voz, del recuerdo ejemplar de la lucha de una mujer contra su muerte, del testimonio de dar la batalla hablando de su fe, de sus principios, de sus valores, de su Virgen de Regla que está en Chipiona y en la marisma, Blanca Paloma. Como la muerte no es el final, el mito Rocío no ha hecho más que empezar. Y como cumple su primer añito, y yo le dedico este disco del oyente como un rojo, rojo clavel en la radio de cretona.



Rocío Jurado, un año después

(Por LavozDigital) Juan José Téllez 06/01/2007

MEMORIA DE LA FRONTERA

Rocío JuradoUn año, sin la más grande y Cádiz con estos pelos: justo hoy, cuando la familia Mohedano parece haber llegado a un acuerdo sobre el reparto de la herencia, quizá quepa preguntarnos qué legado dejará la tonadillera de Chipiona en el imaginario de sus supervivientes. Tal vez, un aire de leyenda y de vanguardia, como su ya centenaria rival y maestra Concha Piquer, que todavía sigue emocionando cuando en los viejos discos ocasionalmente remasterizados nos anuncia,por mor de Quintero, León y Quiroga, que alguien busca en las tabernas un pecho tatuado con nombre de mujer o que las queridas de posguerra siempre fueron las otras, las que llevaban un anillo sin una fecha por dentro. Rocío Jurado llegó a cantar estas coplas en la versión censurada, hasta el punto de que los ojos verdes se apoyaban en el quicio de la celosía y no en el de la mancebía. Recobró la versión original para aquel espectáculo que se tituló Azabache, un homenaje a la copla en forma de musical de Broadway, sin Isabel Pantoja pero con Imperio Argentina, Juanita Reina y una jovencísima María Vidal a la que la afición sigue echando de menos.

Cuando el tiempo imponga el veredicto de la distancia, quizá no recordemos estas recreaciones de la Jurado, tan excesivas y tan excelsas como si la voz tenue de Miguel de Molina se hubiera visto abducida por la tesitura tridimensional de Plácido Domingo. Supongo que la historia también pasará de puntillas sobre sus indudables cualidades flamencas que se pusieron pronto de manifiesto durante el célebre concurso de Jerez de la Frontera de 1962. Y por su cinematografía, polvo de estrellas y nunca mejor dicho.

Pero quedará -hagan apuestas¯su cálida renovación del repertorio de la copla, cuando el testigo del trío mágico y magistral ya mencionado, o de aquellos otros Valerio, Ochaíta, Solano o Salvador Valverde, era tomado por Manuel Alejandro -Señora, Lo siento mi amor, Como yo te amo-, por José Luis Perales -con ese impecable standard de la nostalgia que es el Qué no daría yo¯o por muchos otros compositores y letristas entre quienes figura Antonio Burgos: «Ahora ya, en cuanto me ponga una mijita mejor, te vas a venir una semanita con Isabel, tu mujer, a Yerbabuena, y allí verás tú cómo te cuento todo lo que quiero decirte para ese libro que tenemos que hacer y que yo no quiero que escriba nadie que no seas tú. Verás tú qué libro más bonito nos va a salir », le dijo la chipionera, pocos días antes de morir, a este escritor sevillano cuya infancia veraneaba en Rota.

Bajo aquel compromiso que la muerte impidió cumplir, Burgos ha escrito y publicado Rocío, ay mi Rocío (Editorial La Esfera de los Libros), una pesquisa literaria, periodística y sentimental, similar en cierta medida a las que ya firmó en torno a las peripecias vitales de Juanito Valderrama y de Curro Romero, pero que él ha definido, en este caso, como «un retrato apasionado de Rocío, más que de Rocío Jurado, de Rocío Mohedano». La historia suele ser injusta con la calidad humana y es probable que los años sepulten para la eternidad su atlántico aire de mamma mediterránea, su poderío de madonna, su aire jovial de muchacha de los 50, que acude al cine de verano envuelta en una rebeca o que escucha medio en secreto Strangers in the night de Frank Sinatra o una petenera de la Niña de los Peines, emergiendo a compás por una radio de madera bajo paño de cretona.

Burgos la define -y quizá ese sea su mejor epitafio musical¯como una navaja suiza que lo mismo cantaba por Pastora Pavón que por Barbra Streissand. Hasta llegó a cantar bien el Himno de Andalucía, en una secuencia de su mejor película, La Lola se va a los puertos, de Josefina Molina, basada en el libreto de los hermanos Machado. Y lo cantó de lujo, lo cual no sólo resulta sumamente difícil tratándose de dicha partitura, sino sencillamente milagroso. Como ella misma.



Chipiona conmemora hoy la fecha con «fervor íntimo y recogimiento»

(Por LavozDigital) D.P/Chipiona 06/01/2007

Chipiona conmemora hoy la fecha El alcalde de la localidad anuncia que «el pueblo se volcará con Rocío, pero en el aniversario de su cumpleaños»

Una ofrenda floral y una misa por su alma. Chipiona, el pueblo de Rocío Jurado, que la despidió multitudinariamente, no quiere que la conmemoración del aniversario de su muerte se torne una excusa para frivolizar. «Es una fecha para recordarla aún con más intensidad si cabe que el resto del año», apunta su alcalde, Manuel García, «pero de una forma íntima, sin alharacas».

Para que paisanos tengan ocasión de rendirle homenaje público, el Ayuntamiento ha convocado a toda la población a una ofrenda floral que tendrá lugar en el cementerio municipal, a las 12, al mediodía.

«Nos parece un acto simbólico que no cae en el exceso y servirá para expresar nuestro dolor colectivo», explicaba el primer edil, que entiende que la identificación entre la artista y su pueblo era tal que «Chipiona era Rocío Jurado y Rocío Jurado, Chipiona».

Además, la tradicional misa por su alma que se brinda al difunto al año de su fallecimiento, tendrá lugar en la Parroquia de Nuestra Señora de la O, a partir de las 8.30, y contará con la presencia de numerosos representantes institucionales.

«Lo que sí celebraremos, y por todo lo alto, será el aniversario de su nacimiento, ya que ése fue un momento histórico para nuestra localidad, y del que todos sus paisanos tenemos que congratularnos», declaró ayer el alcalde de Chipiona, Manuel García.



Una antología completa de Rocío Jurado rinde homenaje a la chipionera en el aniversario de su muerte

(Por Sevilla Press) 06/01/2007

Un año después de la muerte de Rocío Jurado sale al mercado ‘La Copla. Los grandes éxitos de la canción española’, un doble CD más un DVD con todos los éxitos de la artista chipionera.

Los dos CD contienen un total de 38 canciones, entre las que se encuentran clásicos como ‘Tatuaje’, ‘Ojos verdes’, ‘Rocío’, ‘Tengo miedo’, ‘La bien pagá’, ‘Y sin embargo te quiero’, ‘Romance de la otra’ o ‘La zarzamora’. Todas con arreglos y dirección de orquesta de músicos de la categoría de Gregorio García Segura, Ricardo Miralles, Jesús Bola o Rafael Ibarbia.

Por su parte, el DVD ofrece diez canciones extraídas de los archivos de TVE, grabadas por la chipionera entre 1969 y 1992. ‘Un clavel’, ‘Tus cinco toritos negros’, ‘Soy de España’, ‘Amor marinero’ o ‘Viva el pasodoble’, son algunas de ellas.

Por deseo expreso de su hija Rocío Carrasco, —que ha cedido gentilmente la fotografía de la portada y ha aprobado el repertorio del álbum—, se incluye la ‘Canción del fuego fatuo’, de Manuel de Falla, extraída de la película ‘El amor brujo’, dirigida por Carlos Saura en 1986, y de la que Rocío Jurado hace una versión.



Rocío… siempre

(Por ElPuebloDeCueta.es) Domingo Ramos 05/31/2007

Domingo RamosQueriendo expresar el más sincero de los aprecios por su arte, con motivo de su fallecimiento publicamos el pasado año el siguiente artículo referido a la sin igual artista Rocío Jurado, chipionera, gaditana, andaluza y española y que por mor de los duendes que también se interponen en el ordenador, se publicó incompleto, con algunos cambios de sentido en sus párrafos, por lo que hemos decidido darlo a la luz de nuevo, en este primer aniversario de su muerte, en homenaje a la genial artista que hace un año nos dejó para siempre.

De “Quien será la Culpa” de esta “Soledad sin Remedio” en que nos dejó sumidos, Maria del Rocío Trinidad Mohedano Jurado, Rocío Jurado (q.e.p.d.).

“La Mas Grande”, “La Niña de los Premios” (con que fue distinguida cuando empezaba su carrera en Madrid en el año l959, su “Punto de Partida”), Premio Nacional al Cante Flamenco, Lady España, Lady Europa, Medalla de Oro al Mérito Turístico de Chipiona, su pueblo, Medalla de la Junta de Andalucía, Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes, Hija Predilecta de la Provincia de Cádiz, innumerables trofeos en Estados Unidos, en toda América Latina, cinco Discos de Platino y mas de treinta de Oro. Y así seguiríamos relacionando infinitamente distinciones, premios, trofeos, todos merecidísimos a esta embajadora de la canción española, del flamenco más puro, “La Voz de España”, cuyo exquisito arte fue derramando por toda la geografía universal. Rocío Jurado tenía también logrado el mejor premio: su entrega a los demás. “Madre” con desmesurado amor y dedicación a los suyos que le parecieron pocos y aumentó con dos adorados hijos adoptivos. Con “Amor Callado”, constante “Como las Alas al Viento”, adorable esposa (¡“Como yo te Amo”, ¿ cuantas veces habrá dicho esta frase a su entregado esposo José Ortega Cano?, Nadie te Amará…¡). Era un símbolo de laboriosidad y entrega, era una auténtica “Señora” en toda la extensión de la palabra.

En su última aparición en Televisión Española el veinte de diciembre del año pasado como “Un Clavel” con las garras del cáncer en sus pétalos, ese mal que la fue minando durante interminables días, dio muestras, una vez más, del arte que todavía conservaba, de su entereza y resignación cristiana y, aun cuando todos le susurraban “A que no te vas”, esa actuación se convirtió en la última presencia, en la despedida no deseada de las pantallas y escenarios de la gran e irrepetible artista.

Si “Amanece” en el Cielo, allí estará, seguro, Rocío Jurado entonando “Soledad sin remedio” y su esposo José Ortega Cano, hijos, demás familiares, allegados, amigos y admiradores en general, pensando que “Algo se me fue contigo”, algo inexplicable con la siempre interrogante “De quien será la culpa” que, en plena madurez, nos haya abandonado ese “Volcán de Amor y Fuego” que cual “Paloma Brava”, salió volando hacia las manos del Señor que, todopoderoso y bueno, la acogerá en su seno, como bien se merecía Rocío por su religiosidad, su bondad, su entrega a los demás y, en definitiva, su ejemplo de vida. Por eso, como se titulaba el último disco grabado por “La Mas Grande”, recordaremos, por mucho tiempo que pase, a “Rocío…siempre”



Numerosos actos en homenaje a la figura de Rocío Jurado

(Por Gaceta de Costa Ballena) Vanessa 05/04/2007

Monumento Rocío JuradoA pesar de que ya se acerca el primer aniversario de la muerte de la artista chipionera Rocío Jurado, son múltiples las noticias que aún sigue generando, sobre todo, centradas en honrar su memoria.El pasado mes de abril se daba a conocer el nombre del escultor que realizará la imagen de la artista que se colocará en el mausoleo de la misma. Concretamente el agraciado con este honor va a ser Luis Sanguino.

El Ayuntamiento de la localidad, ya ha anunciado que asumirá los 150.000 euros de presupuesto de la obra, que se ubicará en el cementerio de San José y que se espera que esté lista a principios de junio coincidiendo con el aniversario de su fallecimiento. Según se ha adelantado, en la escultura la artista aparecerá enfundada en una bata de cola, que nace de las olas del mar, mientras un ángel flamenco baja del cielo para llevársela.

Otro de los acontecimientos que tendrán lugar en honor a la chipionera en las próximas fechas, será concretamente el 12 de mayo, día en el que amigos de la infancia, vecinos y compañeros de profesión se reunirán en Chipiona para rendirle tributo y conmemorarlo como el Día Internacional Rocío Jurado.

La familia de la chipionera está al tanto de todos los preparativos y se han mostrado muy ilusionados por esta muestra espontánea por parte de los vecinos y amigos.

La jornada comenzará en el cementerio municipal, donde se le hará una misa rociera y se le entregarán cientos de flores.

Luego, en procesión, se hará una visita a la casa en la que nació, donde se descubrirá una placa conmemorativa. Por la tarde, en los cines municipales se proyectarán vídeos de actuaciones, fiestas patronales y todo tipo de eventos en los que participó la artista. Además se emitirá un vídeo especial con los mejores momentos de su vida. Tras las proyecciones, este día finalizará en las puertas de su casa Mi abuela Rocío. Allí se dejarán velas y flores.

Por su parte, desde la asociación turístico hostelera de Chipiona, Athos, se ha solicitado al Ayuntamiento que en el aniversario de su muerte, se celebre una misa oficial que culmine con una entrega de flores en el cementerio.