www.chipiona.net

tu punto de encuentro

Prólogo "Rocío Jurado, nuestra Rocío"

E-mail

Rocío Jurado

por Juan Mellado
Corresponsal Diario de Cádiz
Presentador Radio-TeleChipiona

"Rocío Jurado ha sido la persona más importante que ha dado Chipiona en toda su historia."

  El encargo de prologar esta publicación es uno de los retos más importantes Juan Melladoque se me han planteado en mi vida periodística, no sólo por la responsabilidad profesional sino por el personaje a la que se dedica: Rocío Jurado.

Hay que precisar que en los últimos meses han sido múltiples los libros y publicaciones que han salido a la luz con el motivo central del personaje de Rocío jurado. Muchos de ellos han significado un simple relleno de fotografías y letras con grandes caracteres, con la única y descarada intención de hacer dinero aprovechando la coyuntura. Esta publicación figura en las antípodas de ello, tanto en lo económico como en la intención -.-calidad literaria. Bajo la dirección de Sebastián Tirado, se trata de hacer una aproximación humana y profesional al personaje de La Más Grande, Rocío Jurado, simplemente Rocío.

Se recogen aquí testimonios gráficos y literarios de familiares, amigos y periodistas que de algún modo han tenido que ver o seguido la trayectoria artística de Rocío Jurado.

Cabe precisar que estamos ante el personaje más importante que haya dado Chipiona en toda su historia. El tópico de ser nuestra mas universal embajadora nunca ha dejado de ser verdad. Chipiona es en España y en el mundo otra cosa después de aparecer Rocío Jurado en escena. Desde su aparición Chipiona dejó de ser aquel pueblo de marineros y viñedos, olvidado del mundo y casi en el último confín.

A partir de ella se dice Chipiona y a continuación Rocío Jurado. Se dice Rocío Jurado y a continuación Chipiona. Nunca una artista de sus características ha elevado tanto y a tan buen nivel el nombre de su pueblo.

Las páginas de los diarios se han llenado de tópicos. Como las grandes artistas Rocío no se parece a nadie, es ella misma en esencia, un fenómeno de la naturaleza. Un monstruo sagrado. Es Rocío aquella sencilla chiquilla que un buen día ganó un concurso de Radio Sevilla. Aquella joven que se fue a Madrid a probar fortuna y resultó que la Gran Vía se le quedó pequeña. Esa joven atrevida que con su voz, su arte y su desparpajo, hizo palidecer a la misma Concha Piquer.

El ruiseñor de Andalucía, la cantadora de España. Irrepetible. Muchos se han atribuido el haberla descubierto, pero quizás quien primero la descubrió y confió en ella fue una entrañable persona, una gran mujer, Rosario, su madre. Años después Rocío cantó una desgarradora canción a su madre escrita por Manuel Alejandro, una de los más bellos temas y homenajes que se hayan podido escribir sobre una madre que se nos fue.

Cuando no la conocía nadie, el Ayuntamiento de Chipiona le negó una beca de estudios para marcharse a Madrid. Eran ocho mil pesetas que finalmente se las prestó su abuelo. En una miopía absoluta y en un frío papel se le comunicó que la institución municipal no tenía fondos para los estudios de folklore. Muchos de ellos se hicieron fotos con ella años después. A mí me hubiera dado vergüenza. Ella nunca tomó importancia de este hecho y pronto olvidó este episodio y siempre habló bien de su pueblo y de su ayuntamiento.

No se puede evaluar en euros la campaña de publicidad que Rocío Jurado ha hecho de su pueblo en toda su carrera. Incluso sin saberlo, cuando cantó "El clavel" defendía uno de los valores económicos más importantes de Chipiona.

Rocío y Chipiona. Chipiona, Rocío y su Virgen de Regla. Nunca se pierde esa cita obligada cada 8 de septiembre en esa renovada acción de gracias que cada año le tributa a su patrona. Este año pasará la imagen de la Virgen a las puertas de su chalet "Mi abuela Rocío" : Nadie se percatará pero a buen seguro que se darán un beso de amigas y un abrazo. Detalles de mujeres sencillas. Como lo ha sido siempre Rocío a pesar de haber paseado escenarios por todo el mundo. A pesar de ser recibida por mandatarios y embajadores. A pesar de ello Rocío disfruta barriendo la puerta de su chalet de madrugada, a la única hora en la que puede hacerlo sin que la molesten. Aquella Rocío que ya famosa soñaba con poder comerse un cartucho de pipas entre los eucaliptos de Villacañas. Nunca ha dejado de ser esa muchacha sencilla que un día marchó de Chipiona con una mano delante y la otra detrás. Siempre demuestra querer a su pueblo. Así lo canta, "y es que te quiero tanto /pueblo mío, / que donde quiera que vaya /te llevo conmigo... "