www.chipiona.net

tu punto de encuentro

Gallery View

El Rincón del Poeta

E-mail

Virgen de Regla


Un año más, Virgen Santísima de Regla, estamos aquí.

Porque sí, sin pensarlo, a pesar del tiempo, a pesar de tantas cosas.

Estamos aquí.

Incondicional y de verdad, con toda el alma.
Es como un ciclo en la vida del chipionero, acaba y empieza el año.

Hacemos de estos días un balance general: profesional, social, emocional, religioso...

Son los días en que analizamos tantas cosas y para los que tantas cosas seguimos: ¡para la Virgen de Regla!, que todos guardamos deseos contenidos para estos días, ¡tantos!, tantos propósitos, nuestras alforjas revientan.

Alguno se lleva a la práctica, otros por imposibles o inconvenientes, se quedan en eso: en deseos.

Cada cual se siente muy dueño de usar esa potencia de fe a su antojo, como la más natural complicidad, entre hijo y Madre.

Cada uno sabe en los más profundo, que nunca tendrá fraudulenta respuesta, que en cualquier cosa, siempre cuenta con ella.
Por poca fe que tenga cada uno, su Virgen de Regla es punto y aparte. Con ella no hay equívocos, desengaños...

El marinero, el campero ó, como decimos aquí, el hombre de oficio, todo el mundo, todo chipionero la tiene en lo más recóndito de su corazón, segura todo el año.

En estas fechas nuestro sentir se refina y agranda, se dilata. Nos damos en gracias y favores hacia ella, nos hacemos pordioseros de su amor, ante sus plantas y de verdad. Nos acordamos más de su hijo por ella, y nuestra fe se crece y mejora.Y puede que de más frutos, nos hagamos más sinceros, honestos, mejores personas, más humanos...

Ante mi buena Madre, olvidamos tantas diferencias, intereses, recelos, envidias, tantas miserias humanas...

Cada chipionero, al final, a lo largo de su existencia, se plantea este principio de justicia, de caridad cristiana universal, de hijo de Dios, traducido en una misma Madre: su Patrona, la Virgen de Regla.

 

Diego Villanueva Montalbán

A la Virgen de Regla que en su camarín está, esto le dijo un devoto, postrado a sus santos pies.

Un angel de culpa libre quisiera, Señora, ser para decir de la gracia la plenitud que tenéis.

De Adán el primer pecado no vino en vos a caer; que quiso Dios preservaros limpia como para Él.

De vos el Verbo divino recibió el humano ser; que para nuestra limpieza bastante probanza es.

La carne por el pecado corrupción vino a tener, y la vuestra, siempre Virgen, incorruptible se ve.

Pues quien todas estas leyes pudo alterar y poner;¿quién duda de que os librase de muerte, divina Esther?.

Decir que quiso y no pudo parece cosa cruel, y puesto que Dios lo fuera con vos no lo había de ser.

Demás que si bien fue gracia, gracias con justicia fue que título tiene de ella lo mucho que merecéis..

Que honrar el Hijo a la Madre derecho divino es luego la misma justicia pudo obligarlo también.

Dios es justicia suprema, no hay más ley que su querer, todo cuanto quiere puede, y esto quiso y pudo hacer.


A mi buen amigo Rafael González López, dueño del Restaurante La Pañoleta y del Hotel El Español, de Chipiona, con sumo afecto.


Juan José Caballero Bocanegra

 

 
Crónica de Chipiona